Negar el perdón

»  > Negar el perdón

Negar el perdón

Con el divorcio sumarísimo se niega la oportunidad del perdón, de la reflexión, de la esperanza de reconciliación; se niega el espacio mínimo para posar rencores, olvidar agravios, razonar mirando a los niños a los ojos, recordar las promesas, rememorar las horas felices; se niega la oportunidad de un volver a empezar, con humildad y valentía.

El divorcio rápido es un tiro de gracia a un herido, a veces no tan grave como puede parecer, es un escalón mortal en el itinerario del matrimonio. Ni el Estado ni nadie tiene el derecho a una muerte rápida de un hombre y una mujer que necesitan intimidad para reconstruir su vida en común tras una circunstancia adversa.

 

 

 

¿Quieres recibir información? Apúntate a nuestro Newsletter Suscríbete